Cómo actualizar a WooCommerce 2.1.0 y no morir en el intento